miércoles, 2 de julio de 2008

breve historia


En 1860 Florence Nightingale desarrolló el primer programa de formación para enfermería:
la Nightingale Training School for Nurses, institución educativa independiente. El objetivo de
esta escuela era preparar enfermeras de hospitales, enfermeras de distrito para los enfermos pobres
y enfermeras capacitadas para formar a otras. Las graduadas de este programa estaban destinadas a
convertirse en líderes de la enfermería a escala internacional. Con mucha frecuencia era consultada
para la planificación de nuevos hospitales no sólo en Inglaterra y Australia, sino Estados Unidos y
Canadá. Se dice que los planos del Johns Hopkins Hospital de Baltimore fueron llevados hasta
Inglaterra para que los sometiera a estudio. La influencia que tuvo esta escuela en muchos otros
países se puede confirmar a través de la creación en ese periodo de tiempo (1860-1910) de cerca de
30 escuelas de enfermería, alrededor del mundo, con el modelo establecido por Florence
Nightingale.
Sirvió de modelo para otras escuelas y elevó la enfermería de la degradación y la deshonra al
rango de profesión respetable para las mujeres, supuso la inauguración de un nuevo estilo de vida
para las mujeres.
La línea divisoria entre la vieja y la nueva enfermería es la demarcación entre la enfermería
pre-Nightingale y la enfermería Nightingale. De la misma forma que Hipócrates (460-370 a.C.) fue
el padre de la medicina, Florence Nightingale (1820-1910) fue la fundadora de la enfermería; así, la
medicina sistematizada es un arte antiguo, mientras que la enfermería organizada es un arte
reciente. Miss Nightingale modeló una nueva profesión extraída de siglos de ignorancia y
superstición.
La grandeza y la bondad de Florence Nightingale se combinaron para emancipar a la mujer
de la maldición de no poder encontrar su trabajo; Florence Nightingale dio a la mujer la tarea de la
enfermera formada para la humanidad.
El nacimiento de la Cruz Roja Internacional fue otro punto clave para la reforma de la
enfermería. J. Henri Dunant, suizo, hizo un llamado a varios gobiernos europeos para crear un
organismo internacional que brindara ayuda voluntaria de enfermería en los campos de batalla. No
solamente logró esto, sino que se acordó honrar a las enfermeras de la Cruz Roja como no
combatientes y respetar sus hospitales y demás instalaciones
De igual forma que la Guerra de Crimea, en el caso de Inglaterra, atrajo la atención sobre la
desesperada situación de la enfermería, la Guerra de Secesión en los Estados Unidos planteó a los
organismos gubernamentales la necesidad de contar con enfermeras capacitadas, lo que trajo como
resultado las primeras reformas en la enfermería de ese país; de tal suerte que mientras Miss
Nightingale hacía sus reformas en el viejo continente, enfermeras como Dorotea Lybde Dix, Clara
Barton, Louisa May Alcott, Mary Ann “Madre” Bickerdyke y Walt Whitman hacían lo propio
en los Estados Unidos. Sin embargo, la experiencia de la guerra demostró sin lugar a dudas la
superioridad de la enfermera preparada sobre la voluntaria sin formación e impulsó la constitución
de un cuerpo permanente de enfermeras institucionalizado dentro del departamento médico del
Ejército (1900)
Pero fue entre 1890 y 1900 que se produjo una serie de acontecimientos muy importantes
que impactaron positivamente el desarrollo de la enfermería Norteamericana, surgieron líderes
carismáticos, proliferaron las escuelas de enfermería y se inició la organización de la enfermería
como profesión. La llegada del siglo XX, los avances en la cirugía y las ciencias de la salud,
permitió que la enfermería fuera la encargada de aplicar los nuevos descubrimientos. Las
estudiantes de enfermería no sólo mejoraban el servicio a los pacientes sino que reducían los gastos
de este servicio mejorado para los hospitales, por lo que la mayoría de los hospitales abría sus
propias escuelas de enfermería o se hacía cargo de las escuelas que se habían iniciado en forma
independiente. La diferencia que había entre las diversas escuelas y la explotación de las
enfermeras-estudiantes llevó a que las líderes de enfermería comenzaran a organizarse – de hecho
se formaron numerosas asociaciones de enfermeras, entre ellos el Consejo Internacional de
Enfermeras (1899), la ANA, la NACGN, la National League of Nursing Education, la National
Organization for Public Health Nursing, la Sigma Theta Tau, la Association of Collegiate
Schools of Nursing, entre otras –, para controlar sus propios niveles de formación y mejorar la
práctica de la enfermería. Participaron también en las luchas tanto por los derechos de la mujer
como por los derechos humanos. Marcharon apoyando las sufragistas y en 1920, la Constitución de
los Estados Unidos fue enmendada para permitir el sufragio de las mujeres. Y es que la desigualdad
de la que era objeto la mujer se reflejaba en la enfermería resultado de la mezcla entre un dominio
masculino y una discriminación sexual que se traducía en el desconocimiento de las enfermeras
como profesionales iguales que los médicos y con el derecho a una práctica independiente.
Desigualdad que se sigue presentando en la actualidad y que impide el desarrollo del máximo
potencial de la enfermería.
La necesidad de un control profesional que mantuviera los estándares de enfermería llevó a
las Asociaciones arriba mencionadas a buscar la certificación y reconocimiento de las enfermeras
tituladas, a que se distinguiera entre personal titulado y no titulado
Dentro de la orientación asistencial el desarrollo de las especializaciones clínicas tienen gran
importancia y una participación significativa en los equipos interdisciplinarios de salud.
La enfermera moderna aplica el conocimiento científico para la resolución de problemas,
se especializa en trauma, infecciones, metabolismo y nutrición, oncología, medicina crítica e
intensiva, perinatología, neurología, cardiopulmonar, imágenes diagnósticas, salud ocupacional, y
gerencia y auditoría, entre muchas otras; aunque la tendencia actual es profundizar estudios
transdisciplinarios como son mercadeo, estadística, epidemiología, bioética, administración
pública, etc.